viernes, 27 de abril de 2012

sábado, 21 de abril de 2012

martes, 19 de julio de 2011

Urumea's river JAWS


Y... como no hay que perder el buen humor, a pesar de que uno a veces se ponga de mala virgen, ahí va una pequeña travesura. Este cartel es obra de mi buen amigo Rubén Francia, fruto de una colaboración para la revista Delirio. En su número 8 dedicado al cine, nos publicaron cinco carteles que me comprometí a presentaros y que había ido posponiendo en un ataque de falta de ánimo (e inspiración) que espero vaya remitiendo. Aprensivos, no bañarse en el Urumea.

viernes, 15 de julio de 2011

domingo, 13 de marzo de 2011

Delirio8 Cine, Godzilla huye de Japón.


Corren malos tiempos para el pobre Godzilla.
El mítico antiheroe del cine Nipón, un Godzillasaurus congelado que fue alterado por las pruebas atómicas en la isla Odo, ha tenido que emigrar huyendo de la catastrofe provocada por el seismo en la central de  Fukishima. Pobre bicho... ahora que empezaba a encontrarse algo recuperado, despues de 50 años de tratamiento farmacológico (pastillones!) con el doctor Kabuto, ha decidido que era mejor poner pies en polvorosa y buscar nuevos territorios que desratizar.
Odón Elorza está horrorizado y ha mandado a la guardia municipal para tratar de evitar que le destroce el edificio de la tabacalera.
Esta imagen formaba parte de la serie realizada en colaboración con el ilustrador Rubén Francia, recientemente publicada en el número 8 de la revista Delirio, dedicado en esta ocasión al cine.
Es la única que no ha aparecido en la revista; iré publicando el resto en los próximos días.


Vista panorámica de la torre de Atotxa desde el alto de Aldakonea.

viernes, 4 de marzo de 2011

DELIRIO 8 cine

Open publication - Free publishing - More revista



Delirio es un publicacion cultural on line gratuita.
Me siento honrado y afortunado pues en varias ediciones han contado con mis trabajos, algo muy grande teniendo en cuenta el nivel de los artistas que pueblan sus páginas.
En las páginas 158, 159, 160, 161 y 162 podeis encontrar mi aportación a este número dedicado al cine.
Se trata de una colaboración con el ilustrador y amigo Rubén Francia. Yo he puesto mis fotografías y Rubén les ha sacado la chispa cinematográfica, inspirandose en particular en su pasión por el cine de terror y el gore.

martes, 22 de febrero de 2011

jueves, 10 de febrero de 2011

Cuadernos de Djibouti (II)

Zeinab

Djibouti, 1 de febrero, 2001



El viaje pasa factura, y me levanto bien entrada la mañana.
Fathouma, una de las dos mujeres que trabajan a días alternos en casa, plancha en la cocina después de haber paseado por toda la casa el brasero con el humeante incienso. Su leve bruma y su dulce aroma sirven además para ahuyentar los pocos insectos que logran burlar las mosquiteras.
Dos mujeres se ocupan de su casa, Fathouma y Zeinab. Las labores de portería están repartidas entre Wandewoussen y otro somalí, que trabajan a turnos. En todas las casas de cooperantes, y en general de la colonia extranjera, se sigue esta dinámica, de tal manera que cuando llegas prácticamente no existe la posibilidad de negarte a ello. Se trata de una costumbre residual de la época colonial francesa, pero el exquisito trato de Alberto con todos ellos lo convierte en acción social.
Aparte del sueldo con el que Fathouma saca adelante a su numerosa familia, Alberto cubre las cotizaciones que faltan para su inminente jubilación.
El caso de Zeinab, una preciosa joven etíope, es bien diferente. Zeinab fue acogida en casa de Ermano (así, sin hache) cuando vagaba sin rumbo por la capital. Ermano es uno de los mejores amigos y colaboradores de Alberto aquí. Natural de Djibouti, cursó estudios universitarios en París y recorrió Europa antes de regresar a su tierra. Su humilde casa da refugio a Zeinab, y al menos a tres jóvenes más, además de la abuela, viuda y víctima de una dolencia cardíaca a quien han traído de la aldea. Todo se comparte con la mujer y los hijos de Ermano.
Al igual que las otras personas acogidas, Zeinab aporta con su trabajo en casa de Alberto el dinero para su manutención en casa de Ermano. Paralelamente, Alberto y Ermano, junto con alguna persona más, dan forma a un proyecto para crear un puesto de trabajo para ella en su aldea, en Etiopía, con la esperanza de poder algún día reintegrarla allí.
El caso de Wandewoussen es también similar. Su trabajo como portero le permitirá en 2 ó 3 años tener los recursos suficientes para volver con su familia, que permanece en Etiopía, y construir allí una casa y un nuevo proyecto de vida.
Como decía, Fathouma plancha en la cocina. Es somalí, y tiene el aspecto de la típica madre abuela africana, de formas rotundas y belleza perigordiense. Parece que no sabe nada, pero lo sabe todo.

martes, 8 de febrero de 2011

Cuadernos de Djibouti (I)

Desde la terraza

Djibouti, 31 de enero, 2001



18 horas de avión reubican el ritmo de mi corazón en el tiempo y en el espacio. El contraste entre la soleada pero bien fresca alborada invernal en el aeropuerto de Biarritz y la tórrida y húmeda espesura, también invernal, en el aeropuerto de Djibouti, esboza una noche que transita serena entre el 31 de enero y el 1 de febrero del año 2001.
En la terminal del aeropuerto, más propia de los años 70, el alboroto es notable, y pese a la evidencia de cierto control para sellar los visados, cunde una lánguida anarquía. Lejos del aséptico ambiente de los aeropuertos occidentales aguardo entre la muchedumbre la aparición del equipaje. Todo es nuevo y sorprendente, aunque al mismo tiempo me resulta afable y familiar.
En medio de todo ello, algo que invita inequívocamente a la risa llama poderosamente mi atención. Fuera de lugar, inerte como una figura de cera, un miliciano francés monta guardia junto a una columna ajeno totalmente a lo que allí ocurre y embutido en un pantaloncito de camuflaje que recuerda más a un tanga que al rigor y la austeridad que caracterizan la indumentaria militar.
Mi primo Alberto, la razón de este viaje, se identifica entre la multitud saludándome desde el otro lado de la aduana. Camino hacia él, no sin antes tratar de mostrar mis maletas a unos aduaneros que no parecen demasiado interesados, así que me abro paso hasta Alberto. Nos fundimos en un abrazo, cogemos el equipaje y nos dirigimos a su todoterreno, camino de la que será mi casa en los próximos 15 días.
La iluminación brilla por su ausencia en la travesía hacia la casa, y los baches de la carretera nos obligan continuamente a invadir el sentido contrario. Grupos de gente charlan en animadas tertulias sobre la acera, otros se divierten jugando a la petanca y una mujer acarrea leña en su espalda con una tela que ha anudado sobre su cabeza. El dueño de un chiringuito cuya barra da directamente a la calle dormita espatarrado sobre ella. Nadie parece tener prisa.
Atravesamos una amplia avenida en la que se distinguen edificios oficiales a ambos lados, y finalmente el vehículo se detiene frente a una verja verde. Alberto hace sonar la bocina y poco después un hombre nos abre. Tiene en una de sus mejillas algo que parece un enorme flemón. De esta forma accedemos al parking de una casa de vecinos.
- ¿Es el portero?
- Sí, es el portero - responde Alberto.- Bonsoir Wandewoussen! C'est Juan, mon cousin.
- Bonsoir!
- Bonsoir!
Apretón de manos. Sus ojos, dos globos. El flemón de su mejilla, otro globo. El qat, la hoja de una planta consumida aquí tradicionalmente como estimulante, ha transformado a Wandewoussen en un globo.
La casa está muy bien. Nos sentamos a charlar y la cerveza etíope (realmente extraordinaria) y los dulces aromas del incienso y otras hierbas, nos conducen hasta altas horas de la madrugada casi sin darnos cuenta. La verdad es que nunca hemos tenido la oportunidad de pasar juntos 24 horas, y ahora tenemos 14 días por delante. 14 días para conocer este desértico y mágico país, y para descubrir también a Alberto, quién sabe si tan fascinante o más que este escenario en el que han transcurrido 6 años de su vida. Es hora de reponer fuerzas. Mañana jueves, es aquí víspera de fiesta, y Alberto debe acudir al Lycée Keyssel a impartir sus clases.

domingo, 6 de febrero de 2011

Cuadernos de Djibouti


Aunque tengo que retrotraerme al 31 de enero de 2001 para hablar de este viaje, me asalta inmediatamente la sensación de que haya pasado un siglo desde que visité la República de Yibuti.
Cuenta una leyenda que cuando los primeros colonos Franceses pusieros sus pies sobre el país mas caluroso de la tierra, un chacal moribundo yacía sobre la ardiente arena. ¿Que cómo fuí a parar a tan inhóspito lugar? Mi primo Alberto ejercía como profesor de castellano en un liceo Francés y espoleado por lo que de allí me contaba me lié la manta a la cabeza. Fueron tan sólo quince días, pero fueron sin lugar a dudas los más intensos que haya vivido nunca.
Aprovechando que guardo un importante archivo fotográfico, además de un extenso diario, inicio hoy una serie de entradas en las que trataré de recordar algunas de las peripecias que durante aquella grandiosa aventura tuve la fortuna de vivir.
Espero que os resulten tan interesantes y enriquecedoras como a mí me lo parecieron.


lunes, 13 de diciembre de 2010

martes, 30 de noviembre de 2010

domingo, 14 de noviembre de 2010

domingo, 26 de septiembre de 2010

domingo, 19 de septiembre de 2010

Kursaal IV



Para Yolanda, Amaia, Anabel, Angel, Inés, Igor, Sergio, Iñaki, Maru, Susana, Magda, Galina, Izaskun, Magui, Joana, Jon, Yoana, Paco, Oscar, Tayete y Amaia ... arf, arf... y para todos los que me habeis alegrado con vuestra visita este 19 de septiembre.
Con todo cariño.

jueves, 5 de agosto de 2010

Dos, la naturaleza del destino

video

Hace un par de semanas tuve la fortuna de poder asistir a la inauguración de una exposición muy especial. No resulta habitual que un pueblo con dos habitantes censados cuente con un centro cutural y sala de exposiciones.
Además de excelentes pintores Mónica Borras y Juan Carlos Cardesín son dos buenos amigos. La aventura de seguirles hasta La Aldea del Portillo del Busto, contaba con el aliciente de conocer a otros dos magnificos pintores como son Eduardo Alvarado y Tayete, a quienes había descubierto tiempo antes a través de sus blogs.  Por si esto fuera poco los responsables del centro cultural y del proyecto "Imágenes y palabras" Dorien Jongsma y Jorge Baldessari, que tuvieron la generosidad de acogernos en su casa (y la de Eduardo) resultaron ser dos grandes personas. Muy grandes. Jorge incluso me propuso colaborar con ellos haciendo alguna instalación en el espacio colectivo al aire libre que están preparando en un terreno que han adquirido en el pueblo.
El fín de semana fué, en fín, inolvidable así que os dejo como recuerdo este pequeñño clip que he realizado con las fotografías del evento.

miércoles, 4 de agosto de 2010

miércoles, 30 de junio de 2010